Hora bruja

Ladytron ya no son los Kraftwerk adolescentes que eran, eso está claro. El sonido se ha vuelto menos nítido, tiene alguna guitarra, alguna distorsión. De hecho, dudaría ahora de etiquetarlos como electro, aunque probablemente tampoco ninguna otra etiqueta aplique mejor. “Witching hour” me resulta mucho más hipnotizante e inquietante que sus dos LPs anteriores, pero quizá un poco menos divertido; aunque también es cierto que me está gustando cada vez más.

Muchas de las canciones del disco están plagados de voces etéreas y difuminadas, lo que le da un aire un poco fantástico. Por ejemplo pasa esto en High rise o en Beauty. Aunque si hay alguna canción mágica, sería Soft power, que es de donde se extrae el título del LP. Con frases como ”Daylight is the enemy” te hacen dudar si están hablando de la guerra o de un vampiro.

Las letras siguen siendo muy Ladytron, aunque ya no parecen tan “inocentes” como antes. Abundan menos las frases repetidas a lo largo de toda la canción como era tan habitual antes, y ahora algunas letras son sorprendentemente (para bien) largas. Mira vuelve a cantar en búlgaro en Fighting in built up areas como ya hacía en Discotraxx (del 604), y los contrastes de voces entre las dos cantantes siguen quedándoles bastante bien.

En cualquier caso, las mejores del disco me parecen Destroy everything you touch (su segundo single) y Last one standing, y también me parecen muy buenas International dateline, White light generation, Soft Power e incluso Sugar, aunque cuando lo sacaron como single no me convenció nada.

En resumen, el CD me ha gustado bastante, aunque por la parte final se hace un poco monótono por momentos.

Comparte este artículo »

Enviar un comentario

(obligatorio)

(obligatorio, no será publicado)